jueves, 4 de agosto de 2016

POR QUÉ HE DESHABILITADO LOS COMENTARIOS DEL BLOG O LA ENTRONIZACION DE CARLOS TAIBO COMO NUEVO PAPA

Me gustaría explicar sobre todo a las personas que han usado los comentarios de este blog por qué ya no lo van a poder hacer de ahora en adelante. Esta decisión la he tomado después de que me ocurriera un suceso bastante alucinante. De hecho, aún no he salido de mi asombro. Empiezo por el principio. Hace unos días publiqué un texto que encontré en rebelión.org firmado por el intelectual de izquierda francés Bruno Guigue y titulado “Carta abierta a los charlatanes de la revolución siria” en el que se criticaba a los intelectuales de izquierda que en Francia hicieron creer que la oposición a Al Asad en Siria que se levantó en el marco de la llamada por nuestros mass media Primavera Árabe era parte de un movimiento progresista que luchaba contra un dictador genocida.  El artículo estaba en consonancia con algo que ya se ha criticado en este blog desde sus comienzos (justo antes de la “Primavera Árabe”, en diciembre de 2010), a saber, cómo se ha disfrazado de “luchadores por la libertad” a integristas y mafiosos cortacabezas reclutados por el intervencionismo USA y sus acólitos en oriente medio para derrocar gobiernos incómodos. Ahí está el ejemplo de Libia, que después del bombardeo de la OTAN y del asesinato de Gadafi ha quedado hecha un solar bajo el mando de asesinos y mafiosos. En fin, un desastre pero nada que no hubiéramos visto ya en Kosovo, por ejemplo.

Para ilustrar el texto se me ocurrió poner una caricatura de dos de los intelectuales izquierdistas que más han apoyado esta falacia otánica de la Primavera Árabe en nuestro país: Santiago Alba Rico y Carlos Taibo (Ejemplo: este sonrojante documento firmado por ambos O este otro en el que Taibo usa la argumentación racista e imperialista de la OTAN para desprestigiar sin éxito a Michel Collon). Bajo la foto puse este texto: “Santiago Alba Rico y Carlos Taibo, dos buenos ejemplos de pseudorrevolucionarios defensores del integrismo e imperialismo en Siria.” Pues bien, al día siguiente encuentro entre mis comentarios (a los que tuve que poner en el pasado un filtro por desagradables encontronazos con trolls) un comentario diciendo que era “lamentable” comparar a Taibo con “Albarico” (sic, ignoro si es una errata o un chiste malo.) El usar la palabra “lamentable” ya dejaba ver una actitud hostil (podría haber dicho, no “estoy de acuerdo” o “discrepo”), no obstante como no incluía un insulto explícito o una amenaza y lo publiqué contestando que la actitud de ambos dos frente a lo que ocurrió en Kosovo, Libia o ahora en Siria era idéntica y que para mí lo lamentable es que se engañe a la gente diciendo que la UCK albanokosovar o los rebeldes sirios son de izquierda (esta opinión mía es algo que no voy a argumentar aquí; este blog ha ido recopilando cientos y cientos de noticias a lo largo de casi 5 años que refutan las tesis de Alba Rico y Taibo… Solo hace falta pinchar en la etiqueta “Siria” a la derecha con 204 entradas hasta la fecha y leerlas). Y a partir de ahí, el comentarista, que siempre ha firmado como “Anónimo”, empieza a perder la compostura y a decir que yo difamo al Prof. Taibo y que deje de usar mi pseudónimo y que le facilite mi verdadera identidad. Y eso a pesar de que él interviene como “Anónimo”. Argumenta que su adorado Taibo sí firma con su nombre. Faltaría más, opino yo: es un personaje público que cobra por firmar conferencias, libros y comparecencias en los medios como “Carlos Taibo”, nombre que usa cual marca registrada (ni la Coca-Cola, oigan). Por otra parte, me pregunto, ¿para qué quiere saber mi verdadero nombre? Si habrá cientos de personas que se llamen igual que yo en España y además no diría nada a nadie porque no soy un personajes público como Taibo. Un personaje público y además un profesor de politología que escribe y da charlas debería estar habituado a aguantar críticas de sus tesis (la política no es precisamente una ciencia exacta). Además, criticar una tesis política no es difamar como decía el comentarista sino simplemente quitar la razón a un autor, algo que entra dentro de la libertad de opinión recogida en cualquier constitución burguesa. Pero es que además yo he colgado artículos enteros criticando a, sin ir más lejos a Alba Rico y no he recibido ningún comentario con insultos e instando a callarme la boca y ni de él ni de sus partidarios (¿por qué media línea de mención de Taibo causa semejante efecto? ¿Por qué a Taibo no se le puede criticar y a Alba Rico sí como sugería el comentarista anónimo?) De hecho, he publicado textos sobre personajes chulescos y derechistas, incluso ultraderechistas (textos que la mayoría no eran míos sino tomados de medios críticos) y jamás me ha ocurrido lo que con Taibo.

"Si no me das la razón me difamas. 
Así que cierra la boca"

Pero la insistencia de este troll (a estas alturas ya pasa a ponerse violento) en que dé mi nombre es un tema que ya es para mí harto conocido. Aquí tengo que contar una historia muy desagradable que me ocurrió hace más de 5 años, antes de comenzar este blog. Resulta que un amigo tenía también su blog, un blog personal, nada que ver con este mío, en el que comentaba asuntos varios. Un día, a la luz de cómo se había desarrollado el estado independiente de Kosovo regido por mafiosos y asesinos, se le ocurrió recriminar la actitud de Taibo y otros intelectuales “de izquierda” que apoyaron semejante engendro… ¡Para qué se le ocurriría! A los pocos segundos empezó a recibir comentarios a cual más agresivo e insultante. Que si difamas al Prof. Taibo, que si retira lo dicho, que si eres un “anarcofascista” (mi amigo era militante de CNT)… Sobre todo se le preguntaba que quién era, se le sugería que no escribiera ninguna crítica a Taibo en Internet y que fuera a un debate público con el egregio politólogo. Esto último, también me lo ha mencionado a mí mi troll con lo cual se confirma la sistematicidad de los ataques de trolls en nombre de Carlos Taibo. Mi amigo preocupado y estresado (cómo le entiendo ahora) por descubrir cada día insultos y amenazas para que se callara y borrara la crítica a tal ilustre intelectual pidió a la empresa de Internet propietaria de su blog que le pasara la IP de quien o quienes entraban en su blog a acosarle y ¡oh coincidencia!: la IP (o IPs, no recuerdo si era una o varias) estaba asociada la Universidad Autónoma de Madrid en donde es profesor Taibo. Blanco y en botella. Y aquí me surge la duda: o bien el que o los hacen de trolls son alumnos suyos, o, como me ha sugerido otro amigo bloguero, es el mismo Taibo disfrazado de “Anómino”, lo cual es mucho más grave porque como le advertí a mi troll, el acoso en Internet es delito. Quiero pensar que es lo primero y que es un niñato el que me ha llamado “rata” y “agente del Mossad” (esta última acusación sugiere lo inmadura que es la mente de mi atacante) y quiere saber cómo me llamo, dónde vivo y en dónde trabajo y no el propio autor. Aunque la segunda opción también es factible. Sea como fuere, al parecer cada vez que alguien critica a este individuo en un blog en el que se puedan dejar comentarios aparece misteriosamente una o varias personas que primero insultan y después acosan. Y acosan siguiendo el mismo patrón. pidiendo que les des datos personales (¿para qué tanta insistencia? ¿acaso quieren atentar con quien ose llevar la contraria a este gurú fanatizador?) y, por otra parte, invitando a que te calles y retires la crítica de Internet y que pidas audiencia pública al Papa Taibo para contarle al oído tus discrepancias con su doctrina. Por cierto, mi amigo el acosado en su blog, acabó yendo a una conferencia dada por Taibo para una organización de izquierda y descubrió que este gran intelectual colocaba estratégicamente a amiguetes suyos en la sala para que cualquier voz crítica fuera acallada al instante. Cuando me lo contó me di cuenta de por qué Taibo invitaba a sus críticos a un debate público: en realidad se refeire a una charla amañada en presencia de sus compinches. Todo esto explica por qué cuándo he intentado buscar las pocas críticas que había contra Taibo en la red no he encontrado ya ninguna (en Semanario Serbio había unos cuantos piropos antaño).

"Quiero un debate público en una sala 
repleta de mis acólitos"

En conclusión, en vista de lo ocurrido he decidido, muy a mi pesar, acabar con los comentarios en este blog. También he decidido quitar los posts que colgué por culpa del rifirrafe con este individuo porque no quiero que decida mi agenda. La misión de estos trolls es que dejes de hacer tu trabajo y mi trabajo es difundir información alternativa a la de los medios corporativos. Y también, cómo no, criticar el discurso de sus acólitos en la universidad como Taibo, por mucho que se camuflen en la izquierda. No me van a hacer callar. La crítica no es delito, el acoso sí. Yo no me meto en los foros de quien no piensa como yo para callarles la boca metiéndoles miedo. Si Taibo quiere vivir rodeado de clones que le den la razón permanentemente que les diga a sus amigos de la OTAN que le monten un estado pontificio al lado de Kosovo donde pueda ser entronizado como un nuevo Papa.