lunes, 15 de agosto de 2016

LA SITUACIÓN EN LA FRONTERA DE CRIMEA: AUMENTA LA TENSIÓN ENTRE RUSIA Y UCANIA

@nsanzo
Slavyangrad,  12/08/2016


La tensión diplomática entre Rusia y Ucrania ha aumentado de forma significativa esta semana tras la operación de las autoridades rusas para detener a dos grupos a los que se acusa de preparar actos de sabotaje en territorio de Crimea. Tres días después de los hechos, que ocurrieron el pasado domingo, la Federación Rusa confirmó la operación y también la muerte de dos agentes rusos que habían participado en ella. En un lenguaje mucho más duro del que es habitual, el presidente ruso Vladimir Putin acusó a Ucrania de utilizar métodos terroristas y afirmó que estos actos hacen inviable la cumbre del Cuarteto de Normandía prevista para el mes de septiembre, en la que iba a tratarse la solución al conflicto de Donbass. Las autoridades rusas han comenzado a reforzar sus la seguridad de la península, mientras Ucrania, que niega los hechos, ha puesto en alerta a las tropas de la frontera con Crimea y de toda la línea de separación de Donbass.

¿Qué pasó el 7 de agosto?
Artículo Original: Colonel Cassad

Grupos de sabotaje y reconocimiento trataron de irrumpir en Crimea el pasado fin de semana. Tres personas han sido detenidas y los demás se retiraron hacia territorio ucraniano. Así lo reveló una fuente de las fuerzas de seguridad de la Federación Rusa. Según dicha fuente, se han producido dos intentos de irrupción desde territorio ucraniano en los alrededores de la localidad de Armyansk. El primero de esos intentos se produjo la noche del 6 al 7 de agosto. Se trataba de un grupo de quince personas.

El segundo grupo intentó adentrarse en el territorio de Crimea el 8 de agosto y los saboteadores utilizaron vehículos militares. En el curso de su intento de irrupción en Crimea, al menos tres de los saboteadores fueron detenidos, supuestamente cuando se disponían a colocar varios tipos de explosivos, entre ellos minas antitanque, con un total de 40kg de dinamita.

La fuente añadió que el grupo de sabotaje estaba liderado por Evgeny Panov, ciudadano de Ucrania, nacido en 1977 y miembro del servicio de inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania. Todas las detenciones, según relató la fuente, se produjeron en territorio de Crimea. Aún no se han presentado cargos contra los detenidos, que están siendo interrogados e investigados.

El FSB anunció que había impedido una serie de ataques preparados por los servicios de inteligencia de Ucrania en Crimea. Se ha informado de que los servicios especiales de la Federación Rusa, con ayuda de otros departamentos de las agencias de la ley, ha logrado evitar una irrupción en territorio de Crimea por parte de grupos subversivos y terroristas provenientes de Ucrania. La noche del 7 de agosto, en los alrededores de la localidad de Armyansk, fue descubierto un grupo de sabotaje. En el curso de las detenciones murió un agente del FSB. Las fuerzas armadas informaron de que en el lugar de los enfrentamientos se había encontrado una veintena de artefactos explosivos improvisados que ascendían a un total de 40kg de dinamita, munición, detonadores, minas antipersona tanto regulares como magnéticas, granadas y otras armas.

Todos los participantes son miembros de unidades especiales de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Según el FSB, el grupo de sabotaje contaba con cobertura de vehículos armados de las tropas ucranianas y apoyo desde territorio ucraniano. También se informa de la eliminación de un grupo de agentes de la inteligencia militar de Ucrania.

La policía detuvo también a siete cómplices del grupo de sabotaje, entre los que hay ciudadanos tanto de Ucrania como de Rusia. Ayudaban en la preparación de actos terroristas y ahora prestan declaración.

El objetivo del sabotaje era, según el FSB, desestabilizar la situación socioeconómica en la región durante el periodo de preparación y celebración de las elecciones [parlamentarias de septiembre de este año]. Se han tomado ya nuevas medidas de seguridad en lugares fuertemente poblados y también para proteger la infraestructura civil. Ha aumentado la seguridad también en la frontera con Ucrania.

Por supuesto, la junta lo niega todo (como siempre, o ha sido el aire acondicionado, o se ha rodado todo en un estudio del FSB o los rusos simplemente se han disparado a sí mismos), pero con la captura de un miembro de la inteligencia militar y sus cómplices, así como pruebas de actividades subversivas, se abren para la Federación Rusa las posibilidades de utilizar esta historia. La histeria de la junta parte del hecho de que no conocía la detención y esperaba que el FSB no hubiera obtenido pruebas.

Otro dato significativo es que se ha cancelado el encuentro del Cuarteto de Normandía [previsto para septiembre, durante la cumbre del G-20]. Putin ha acusado a Ucrania de utilizar métodos terroristas, aunque después de dos años y medio, eso ya no es noticia.

El campamento descubierto por el FSB podría servir como punto de tránsito para la irrupción de agentes ucranianos y grupos de inteligencia militar en las montañas de Crimea (donde incluso en tiempos de Ucrania había campos de entrenamiento de radicales de los Majlis y de la extrema derecha que Yarosh controlaba para Nalyvaichenko). Allí podrían crearse depósitos de armas y explosivos, por lo que la captura de los grupos de inteligencia militar es buena noticia, aunque no acaba con el problema, que dependerá de la información sobre ataques terroristas y localizaciones que los investigadores sean capaces de obtener de los detenidos para poder así identificar las señales de los grupos subversivos y reducir las posibilidades de ataques terroristas.