jueves, 31 de marzo de 2011

LIBIA: OCCIDENTE Y AL QAEDA EN EL MISMO BANDO

Por Richard Spencer, Daily Telegraph del 18/03/2011


Periodistas y los que les dictan las noticias.


Las declaraciones de apoyo a la Revolución de Libia hechas por Al-Qaeda y los líderes islamistas han dado lugar a temores de que la acción militar por parte de Occidente podría estar sirviendo a los intereses de sus enemigos ideológicos.

Analistas y periodistas independientes, y cables de Wikileaks, han identificado todos los partidarios de la causa islamista de la oposición al régimen de Gadafi, en particular en las ciudades de Benghazi y Dernah.

Un líder de Al Qaeda de origen libio, Abu Yahya al-Libi, emitió un comunicado de apoyo a la insurrección de hace una semana, mientras que Yusuf Qaradawi, El Qatarí, teólogo de Los Hermanos Musulmanes, emitió una Fatwa autorizando a la comitiva militar el asesinato del coronel Gaddafi.

Pero también están de acuerdo en que los verdaderos protagonistas de la revolución son interpretados por una sección de la sociedad similar a la de su vecino Egipto. Una mezcla de liberales y nacionalistas, los que tienen experiencia personal de la brutalidad del régimen y los islamistas que se suscriben a los principios democráticos.

Los cables de Wikileaks, inicialmente revelada por The Daily Telegraph y que data de 2008, identificó a la ciudad de Dernah, en particular, como un caldo de cultivo para los combatientes en una serie de causas, incluyendo Afganistán e Irak.

"Los hombres desempleados, los jóvenes privados de derechos del este de Libia no tienen nada que perder y por lo tanto están dispuestos a sacrificarse por algo más grande que ellos mismos mediante la participación en el extremismo en nombre de la religión", cita un cable de un hombre de negocios de Dernah.

Gadafi había identificado a los rebeldes en Dernah como una célula de Al Qaeda que ha declarado la ciudad un emirato islámico. El gobierno de Libia también echa la culpa a cientos de miembros del Grupo Islámico Combatiente Libio que fueron puestos en libertad cuando renunciaron a la violencia hace dos años.

Aunque el grupo, como asegura Gadafi, está afiliado a al-Qaeda, la mayoría de los miembros del Grupo Islámico Combatiente Libio se han centrado sólo en la promoción de la Ley Sharia en Libia, y rechazan la "Jihad" mundial.

El comandante de los rebeldes en Dernah, Abdelkarim al-Hasadi, fue detenido por las fuerzas de EE.UU. en Afganistán en 2002, pero dice que no es compatible para Libia un estado similar al Talibán.

El liderazgo político de los rebeldes, se dice, es laico.

Lo mismo ocurre con el liderazgo más amplio, cuyos miembros se afirma que defienden los ideales liberales en gran medida.
En cualquier futura negociación, en el caso de que haya diálogo e incluso la victoria, es probable que los portavoces rebeldes sean los políticos que eran hasta hace poco alto cargos del gobierno Libio.

El jefe de la oposición del Consejo Nacional, Mustafa Abdul Jalil fue ministro de justicia de Gadafi hasta que se desertó al inicio del levantamiento.

Puede ser que esto no sea tan malo como parece. Jalil era un profesor de derecho designado para mejorar el historial de derechos humanos de Libia por el hijo de Gadafi, Saif al-Islam, cuando dirigía la unidad de Libia hacia la occidentalización, y se había enfrentado ya con pesos pesados del régimen.

El jefe militar, sin embargo, es Abdul Fattah Yunis al-Obeidi, un ex líder de las fuerzas especiales de Gadafi, encargado de seguridad pública y ministro de Interior hasta que se juntó a los rebeldes.

Según Obeidi, Gadafi “ha perdido sus papeles”. Obeidi trabajó con el SAS británico durante el deshielo de relaciones libio-británicas. No obstante, es irónico que Occidente está tomando partido en una batalla entre el líder de un régimen odiado y su anterior lugarteniente.

Traducido por Greg Grisham
Haciendo lo que los periodista$ y ON€ €$pañol€$ cobran por no hacer.

(Extraído de Investigar el 11-S)

miércoles, 30 de marzo de 2011

EJÉRCITO RUSO AFIRMA QUE ATAQUES AÉREOS CONTRA MANIFESTANTES EN LIBIA NUNCA OCURRIERON

[Y más evidencias de manipulación. Esta vez la prensa rusa desmiente el "casus belli" que justificó la guerra humanitaria en Libia, a saber, la muerte por parte de la aviación libia de 250 manifestantes opositores.]


El Correo del Orinoco del 22/02/2011


Imágenes satelitales tomadas desde el espacio sugieren que los supuestos ataques aéreos que se llevaron a cabo el 22 de febrero sobre Benghazi y Trípoli, fueron un artificio usado como pretexto para una intervención militar “humanitaria”.

El ejército ruso afirma que los supuestos ataques aéreos lanzados por el líder libio Muammar Gaddafi en contra de manifestantes la semana pasada no ocurrieron. El evento, aprovechado por los medios internacionales como una justificación para una intervención militar “humanitaria”, fue un engaño artificioso.

Según un reporte de la corresponsal de Russia Today, Irina Galushko, altos oficiales del Estado Mayor Conjunto de Rusia que monitorean imágenes de satélites espaciales concluyeron que, “algunos de los informes hechos por los medios occidentales no corresponden en su totalidad a las fotos que ellos han obtenido”.

Los supuestos ataques aéreos que se llevaron a cabo el 22 de febrero sobre Benghazi y Tripoli, los cuales fueron ampliamente informados para los gustos de medios como la BBC, no fueron registrados por los jefes militares rusos que estudian las imágenes que vienen de los satélites.

Las fotos muestran que, “nada de eso ha estado ocurriendo sobre el terreno”, afirma Galushko, añadiendo que no hay evidencia filmada por cámaras de televisión que sugiera que cualquier ataque aéreo se llevó a cabo.

Destacó que aunque no cabe duda de que el régimen de Gaddafi actualmente está aplicando medidas para contrarrestar las acciones de los rebeldes, quienes han tomado la zona oriental del país, la afirmación inicial de que ataques aéreos eran realizados en contra de los manifestantes fue incondicionalmente repetida por los medios de comunicación la semana pasada, pese a que existe poca evidencia de los mismos.

De esta manera, se concluye que la hipótesis del horror de la muerte lloviendo desde arriba y la matanza de personas inocentes, sin mencionar los supuestos ataques de aviones predadores no tripulados, fue infinitamente exagerada por los medios occidentales y líderes políticos, como una clara justificación para una campaña militar conducida por EEUU y la OTAN para derrocar a Gaddafi, bajo supuestos argumentos “humanitarios”.

Libia posee las reservas de petróleo más grandes en toda África.




Los "democráticos" opositores tirotean a manifestantes pro Gadafi

martes, 29 de marzo de 2011

MARCHANDO UNA DE FALSAS FOSAS COMUNES...


Faltaba, para justificar esta guerra colonial, el recurso a hablar de fosas comunes en las que el dictador a bombardear entierra a las víctimas de su loca orgía de sangre. Todo un clásico de la manipulación mediática militarista. Ya lo hicieron nuestros profesionales de la mentira en Yugoslavia donde las fosas en que enterraban a sus enemigos musulmanes los paramilitares serbios miraban a la Meca como mandan los cánones funerarios del Islam; toda una delicadeza por parte de los serbios, tratándose de “criminales de guerra”. Esta vez una ONG (¡cómo no!) llamada One Day On Earth filmó las obras en un cementerio ordinario de Trípoli y dijo que eran “familiares de los manifestantes asesinados por el régimen de Gadafi” enterrando a sus seres queridos. El bulo fue rápidamente difundido por la cadena qatarí Al Yazira, portavoz mundial del integrismo islámico, bulo del que, por supuesto, se hicieron eco acríticamente los medios occidentales, especialmente los de los países atacantes. Pero, al poco tiempo (y esto también es típico) llega el desmentido. El periodista italiano Maurizio Matteuzzi del diario Il Manifiesto, que visitó el lugar junto con otros informadores invitado por el gobierno libio, afirmó que se trataba de un “cementerio islámico normal donde los trabajos están en curso”. Otro reportero de la agencia italiana ANSA confirmó que efectivamente aquello era el cementerio de Ashaat, que tiene unos 50 años de antigüedad y está al borde del mar en Trípoli. El desmentido, por cierto, fue publicado por El País (uno de nuestros periódicos más belicistas) cuando ya la guerra había empezado y el daño estaba hecho. En fin, nada que no hayamos visto en otras guerras “humanitarias”.




Al final, el famoso vídeo no prueba nada de nada.

lunes, 28 de marzo de 2011

REVOLUCIONES DE ORIENTE MEDIO E INTRIGAS DEL 11 DE SEPTIEMBRE URDIDAS EN QATAR

Por Chung Kiyul | 05:35 pm hora de Beijing, Lunes, 28 de febrero 2011

Extraído de 4th Media

Yoichi Shimatsu, Asesor Principal de 4th Media, con sede en Hong Kong, cubrió el incremento de la militancia islámica en el norte de África en la década de los 90 para el grupo Japan Times.

En el thriller político "Syriana" de 2005, protagonizada por George Clooney y Matt Damon, Qatar está en el centro de una intriga internacional. El título se basó en el concepto de "Pax Syriana", un acuerdo secreto entre dos potencias mutuamente hostiles para dividir una región en sus respectivos ámbitos de dominación.

Los think tanks de Washington utilizan este término para describir una remodelación de Oriente Medio que se ajuste a los intereses estadounidenses, pero sabiendo que este objetivo sólo puede alcanzarse mediante la cooperación encubierta con el enemigo, es decir, con los patrocinadores financieros de Al Qaeda y la Hermandad Musulmana.

La apenas velada ficción se basaba en la realidad política de ese trozo de desierto que sobresale de la Península Arábiga en el Golfo Pérsico: el emirato de Qatar. El hogar de la cadena estatal Al Yazira, Qatar, es, visto superficialmente, el huésped pro-Occidental del Mando Central de los EE.UU. y un activo promotor de las "revoluciones democráticas" que están barriendo actualmente Oriente Medio. Se le acusa también de ser un estado patrocinador del terrorismo.

Qatar, nido de serpientes


Armas químicas saqueadas

Puede extrañar y quizá desanimar a los manifestantes jóvenes de Bengasi, El Cairo y Túnez el hecho de que sus esperanzas democráticas están siendo manipulados por una élite árabe ultra-conservadora, que bajo cuerda ha respaldado el crecimiento de los radicales islámicos militantes en el norte de África. Informes fiables de la inteligencia de EE.UU. han citado pruebas que apuntan al apoyo que desde hace largo tiempo brinda el emirato a los Hermanos Musulmanes, Al Qaeda y combatientes yihadistas que regresan de Afganistán.

Los vínculos de Qatar descubiertos por investigadores de la lucha contra el terrorismo a raíz del 11 de septiembre necesitan ser revisados ahora que el Grupo Islámico Combatiente Libio (GICL), unas veces ligado a Al Qaeda y otras no, se ha apoderado de la mitad de los depósitos de armas del norte de África. Los arsenales bien surtidos de Libia contienen explosivos de alta potencia, lanzacohetes y armas químicas. El GICL está en la lista de terroristas del Departamento de Estado.

Lo más preocupante, según un funcionario de inteligencia de EE.UU. citado por la CNN, es la probable pérdida de armas químicas. La Federación de Científicos de Estados Unidos informa que, a partir de 2008, sólo el 40 por ciento del gas mostaza de Libia fue destruido en la segunda ronda de decomisiones. A lo largo de la frontera egipcia debían aún recuperarse frascos químicos y están ahora por lo visto en las manos de militantes armados.

Después de dejar caer que las primeras protestas en Libia fueron organizadas por el GICL, Al Yazira rápidamente cambió su línea para presentar un relato considerablemente filtrado sobre "protestas pacíficas". Para explicar la muerte por armas de fuego de los soldados libios durante el levantamiento, la cadena con sede en Qatar presentó un contexto irreal con 150 soldados muertos en Sirte que habían sido ejecutados por sus mandos por “negarse a luchar”. Los misteriosos oficiales entonces abandonaron milagrosamente sus bases desvaneciéndose en el aire ¡mientras estaban cercados por manifestantes furiosos! A micrófono cerrado, un analista de inteligencia norteamericano calificó estas afirmaciones de los medios como "absurdas" y sugirió en vez de eso lo obvio: que los soldados fueron abatidos a tiros en un asalto armado perpetrado por combatientes retornados de Irak y Afganistán endurecidos por la guerra.

Muchas unidades del ejército libio han "desertado" con el único propósito de tratar de recuperar las sustracciones de armas llevadas a cabo por los militantes islamistas. El papel de Al Yazira consistente en borrar las huellas dactilares de los militantes armados prueba la antes mencionada conclusión de los expertos occidentales antiterroristas de que Qatar patrocina el terrorismo.


Pagar para aterrorizar

De acuerdo con un informe del Servicio de Investigación del Congreso de enero de 2008, "algunos observadores han planteado preguntas sobre el posible apoyo a Al Qaeda por parte de algunos ciudadanos qataríes, incluidos los miembros de la poderosa familia gobernante de Qatar. De acuerdo con el informe de la Comisión sobre el 11 de septiembre, el Ministro del Interior de Qatar ofreció refugio al cerebro del 11 de septiembre Khalid Shaikh Mohammed a mediados de la década de los noventa, e informes de prensa indican que otros terroristas podrían haber recibido ayuda financiera y refugio en Qatar después del 11 septiembre de 2001."

El jefe de seguridad nacional, el Ministro del Interior, Jalid bin Abdullah Al-Thani, se menciona además por pagar un viaje en 1995 a Khalid Shaikh Mohammed "para unirse a la yihad de Bosnia." El informe recuerda cómo, tras el atentado con bomba contra el World Trade Center en 1993, a funcionarios del FBI el sospechoso "se les escapó por los pelos " en Qatar. "Ex funcionarios del gobierno de los EE.UU. desde entonces creen que un miembro de alto rango del gobierno de Qatar le alertó de la incursión inminente, permitiéndole huir del país."

El jefe del espionaje qatarí “acogió en Qatar un gran número de veteranos del conflicto contra los soviéticos en Afganistán, los llamados ‘afganos árabes’, a principios de los noventa". Estos vínculos nos retrotraen a finales de los ochenta, “cuando los EE.UU. y Qatar se enzarzaron en una prolongada disputa diplomática con respecto a la adquisición por parte de Qatar de misiles Stinger y misiles antiaéreos de fabricación americana en el mercado negro. La disputa congeló la cooperación económica y militar acordada y el Congreso aprobó una prohibición de venta de armas a Qatar hasta los meses previos a Guerra del Golfo de 1991, cuando permitió a las fuerzas de la coalición actuar desde territorio qatarí.”



Khalid Shaikh Mohammed, terrorista de
peluche implicado en el 11-S.



Las conexiones ocultas con la red terrorista salieron a la luz cuando un hombre bomba egipcio atacó un cine de Doha [capital de Qatar] en 2003. El Ministro de Relaciones Exteriores Hamad bin Jassim bin Jabr al-Thani, reaccionó airada y rápidamente calificándolo de un "acto imperdonable de traición por parte de Bin Laden." Su desliz verbal llevó a descubrir que desde el comienzo de la Primera Guerra del Golfo, Qatar había estado pagando millones de dólares a Al Qaeda como compensación por haber acogido el Mando Central de los EE.UU durante la guerra de Irak. Expertos antiterroristas aseguran que Doha aumentó sus pagos tras la bomba en el cine.

Más preocupante es el cable del 9 de febrero 2000 de la Embajada de Estados Unidos en Doha, emitiendo una alerta de seguridad sobre un residente de Qatar en los EE.UU. llamado Mohamed Ali Mansoori Dahham, quien dirigió un equipo de tres hombres que supuestamente exploró el World Trade Center, la Estatua de Libertad y la Casa Blanca para el inminente ataque del 11 de septiembre. Los tres sospechosos viajaron bajo nombres falsos con pasaportes de Qatar. Sus billetes de avión a Los Angeles y las habitaciones de hotel fueron pagados por un "terrorista convicto," de acuerdo con lo afirmado por el FBI. El papel del trío en el 11 de septiembre fue seguidamente sepultado suprimiendo todas las pruebas, probablemente debido al calentamiento de las relaciones diplomáticas de EE.UU. con la familia real de Qatar.

¿Espejismo o realidad?

Doha, un conglomerado de torres brillantes y fuentes en una árida península de lo contrario improductiva, parece el sitio menos probable para el apoyo financiero e institucional de los terroristas islamistas. En Qatar, sin embargo, los espejismos son reales, y la realidad es un espejismo. Aclamado como modelo de moderantismo político por diplomáticos occidentales y “think tanks” como la Brookings Institution, que tiene un centro en Doha, el ordenamiento jurídico de Qatar se basa firmemente, sin embargo, en la ley de la sharia. Su sistema educativo, con vínculos con decenas de universidades americanas y británicas, es también la plataforma académica para el clérigo egipcio Yusuf al-Qaradawi, el líder intelectual de los Hermanos Musulmanes y defensor de los atentados suicidas.




Al Qaradawi exaltando a Hitler como divino instrumento de Alá.


La insistencia del emirato en preservar "las tradiciones del Golfo Pérsico contrasta con el papel de Qatar de líder en inteligencia para los negocios por ser el mayor proveedor de la región de gas natural. El PIB per cápita se estima que es de alrededor de 90,000 $ al año, y el promedio de ingresos de alrededor de $ 65.000. Excluyendo a los países pequeños que son paraísos fiscales su población es la más rica del mundo. Los qataríes, por tanto, son los suizos del mundo árabe, y su pequeña nación, como Suiza, es un paraíso para el tráfico de armas, las transferencias ilícitas de dinero y otros tejemanejes. Incluso algo tan inocuo como los TGI Fridays, una nueva cadena de comida rápida en América, es en Doha un refugio de lujo para oficiales de la marina fuera de servicio, ingenieros de la industria petrolera, traficantes de armas internacionales y sus desconocidos clientes de todo Oriente Medio.

A pesar de las muchas conexiones con el terrorismo, Qatar, volvió a contar con los favores de la Administración de Obama con donaciones a la Fundación Clinton, incluyendo, una de hasta 5 millones $ en 2008. La Secretaria de Estado, Hillary Clinton, correspondió con una visita en febrero de 2010 para inaugurar la Universidad Carnegie Mellon de Educación del complejo urbano de Doha, que también alberga el instituto islamista de Qaradawi. A principios de enero, justo antes de las protestas de Túnez y El Cairo, alargó su visita para asistir al Foro para el Futuro, organizado entre otros por la familia real.

Las relaciones entre Washington y Doha han sido vendidas al público como una asociación para la democracia y los derechos humanos, pero debajo de las sonrisas y las sesiones de fotos está el hecho real de un acuerdo de tipo siriano para diseñar el "futuro Medio Oriente” entre la industria de la energía angloamericana y una élite ultraconservadora empeñada en imponer la sharia. Para esta alianza del tipo "el enemigo de mi enemigo", los enemigos comunes son los gobiernos seculares de Túnez, Egipto, Libia y seguidamente Argelia.

Devolver el golpe en Libia

La cooperación encubierta entre occidente y los patrocinadores del extremismo islámico no es nueva. En la década de 1950, la CIA proporcionó dinero y armas a la Hermandad Musulmana en su lucha contra el líder de la independencia de Egipto Abdul Gamal Nasser. Agentes de inteligencia de EE.UU. entrenaron y armados a muyahidines insurgentes en la guerra afgana contra los soviéticos, incluyendo Osama Bin Laden, entonces conocido por su nombre en clave Tim Osman. Según el ex oficial de contrainteligencia del Reino Unido David Shayler, el MI-6 británico contrató los servicios del activista libio Anas al-Liby, del grupo amigo de Al-Qaeda Al-Muqtaliya y más tarde vinculado a ataques con bombas a embajadas de EE.UU. en África oriental, para asesinar al coronel Muammar Gadafi en 1996.

El Grupo Islámico Combatiente Libio, bajo la dirección de Abu al-Laith al-Libi, formalmente se fusionaron con Al Qaeda en 2007. Dos años después, Libi repudió la violencia armada y negoció con Gadafi para que aceptara al Grupo Islámico Combatiente Libio como una asociación política legal. El rechazo repentino de la violencia coincidió con un cambio de imagen de la Hermandad Musulmana como una fuerza democrática y la promoción por parte de Qatar de una política moderada en todo el Medio Oriente. Como una entidad legal, provocó las primeras protestas en Bengasi a mediados de febrero. A los pocos días del inicio del levantamiento, sin embargo, el GICL volvió a las viejas formas, blandiendo armas automáticas. Lo que planea hacer con avanzadas armas químicas y potentes explosivos nadie lo sabe, mientras un argumento psicológico sigue estando claro: los activistas están dispuestos a pagar a los estadounidenses y los europeos por 10 años de bombardeos, mutilación y la tortura.


Al-Libi, militante libio de Al Qaeda

La tentación constante de una alianza entre enemigos implica traición. La Casa Blanca había contado con protestas para empujar a Saif al-Islam Gadafi a reemplazar a su padre en una relativamente suave transición a la democracia. El clan de Gadafi, sin embargo, se unió contra la amenaza de un resurgimiento islamista. Washington también calculó mal el potencial de los elementos de Al Qaeda y la Hermandad Musulmana que actúan de forma independiente de los acuerdos de alto nivel tomados en Doha.

Posibles resultados –desde el colapso del régimen de Gadafi a la partición de Libia– podrían incitar a los aliados de Al-Qaeda y el brazo militante de la Hermandad a establecer la frontera libio-egipcia como el próximo centro global de entrenamiento para yihadistas, ahora que las regiones tribales de Pakistán a lo largo de la frontera afgano-pakistaní no proporcionan una plataforma segura para las operaciones de la jihad. Cualquier intervención de la OTAN o de EE.UU. sólo conducirá a un tercer frente en la guerra sin fin. La alternativa más fácil de entender un duopolio “siriano” es una fórmula política aún más antigua: el ganador se lleva todo.

En este año del 10º aniversario de los ataques del 11 de septiembre, Washington se está tambaleando bajo un gran "golpe devuelto" desde un norte de África fuera de control, auto-infligido por su propia codicia por el petróleo y el uranio, el miedo a la pérdida de influencia, la ambición engañosa y confiar en quien no se debe.

Traducción: Tommaso della Macchina

domingo, 27 de marzo de 2011

SKY NEWS ECHA POR TIERRA LA ACUSACIÓN DE QUE GADAFI UTILIZA ESCUDOS HUMANOS

No es la TV libia manipulada por el "sátrapa", es la cadena británica Sky la que ha tenido la valentía de investigar si es cierto que Gadafi usaba a su propio pueblo como escudos humanos tal y como repiten sin tener prueba alguna la mayoría de los medios occidentales, especialmente los españoles, dóciles como ellos solos al poder.




sábado, 26 de marzo de 2011

ÉSTA ES LA "DEMOCRÁTICA" OPOSICIÓN A GADAFI

Aquí vemos cómo las gastan los "rebeldes" libios. Estos nuevos "luchadores de la libertad" recuerdan poderosamente a la UÇK albanesa en sus métodos sanguinarios y mafiosos. En este video difundido por la TV libia vemos cómo capturan soldados de este país norteafricano, los atan de pies y manos y los ejecutan a sangre fría de un tiro en la cabeza. Estos sucesos fueron manipulados por nuestros medios que dijeron que eran soldados libios ejecutados por Gadafi por negarse a disparar contra su pueblo. Las imágenes, por supuesto, son bastante desgradables...





Y en el siguiente video vemos que los "rebeldes" son financiados desde Qatar, un país islámico gobernado por una monarquía feudal, dueña de la cadena de TV Al Jazira, cadena que sin tener corresponsales en Libia está informando de supuestas mascares de Gadafi contra la población civil, fosas comunes, francotiradores,... en fin, el típico catálogo de acusaciones falsas ya usado contra gobernantes que occidente quiere quitarse de encima.






Doy las gracias a guachinton123 por el montaje, los rótulos, la música y, en fin, por hacer públicos estos documentos en Youtube.

¡NO A LA GUERRA!

viernes, 25 de marzo de 2011

MARCHANDO UNA DE MANIPULACIÓN FOTOGRÁFICA...

No es nuevo. Ya lo hicieron los media con Milosevic en 1999 para justificar la campaña de 78 días de bombardeos genocidas sobre Yugoslavia. Y también lo hizo Associated Press. Al líder yugoslavo lo fotografiaron cuando saludaba a la multitud con los dos brazos en alto pero en la foto le recortaron uno para que pareciera que estaba saludando a lo fascista. De esa manera, se intentaba lavar el cerebro a la izquierda para que apoyara la guerra (¡Y vaya si se consiguió!). La foto fue puesta en portada por El País, lo que motivó que algunos de sus lectores protestaran frente a tan burda manipulación. A estos les contestó el "defensor del lector" (en realidad, era el defensor del diario frente a su público más díscolo) que El País no había sido (¡qué cinismo! ¿alguien se puede creer que no se diera cuenta la dirección de dicho medio de tamaña tergiversación de la realidad?) para, a renglón seguido, argumentar que Milosevic era un personaje tan siniestro que de todas formas se merecía que manipularan su imagen. Pues bien, ahora le toca el turno al hijo del nuevo "sátrapa" a derrocar, Saif Gadafi, a quien vemos en la siguiente foto con un brazo extendido pero, como en el caso de Milosevic, no se ve el resto del cuerpo por lo que parece que hace el saludo nazi. ¿Para cuándo un tribuanl Penal Internacional para periodistas y medios que manipulan la información para fomentar el militarismo?




¿Es esta es la democracia informativa

que defiende Associated Press?

jueves, 24 de marzo de 2011

#NOALAGUERRA: TWITTER CONDENA LA INTERVENCIÓN EN LIBIA

Extraído de 20 minutos

[Este artículo es interesante no sólo porque se habla de nuevos medios a través de los cuales canalizar el pensamiento disidente en las sociedades modernas (en este caso contra la guerra) si no porque en sí constituye en palmario ejemplo de manipulación mediática. Leed, leed hasta el final...]





A lo largo del fin de semana, después de conocerse la intervención española en la misión contra el régimen de Gadafi en Libia, el 'no a la guerra' ha vuelto a la polémica, esta vez a través de la red Twitter. Desde este sábado y a lo largo de todo el domingo, #noalaguerra ha estado entre los temas más comentados (también denominados Trendic Topic) de la red de microblogging en España.

Este sábado, 22 países y varias organizaciones (UE, ONU) se reunieron en París para trazar la misión de intervención militar sobre Libia, después de que Gadafi rompiese el alto el fuego e iniciase los ataques sobre la segunda ciudad del país, el bastión rebelde de Bengasi. El Gobierno español anunció que mandaría seis aviones, una fragata y un submarino.

Muchos internautas no dudan en comparar la intervención militar contra Gadafi en Libia con la de la Guerra de Irak, cuyo conflicto fue el germen del movimiento 'No a la guerra'. Entre los comentarios que se pueden ver en la red de microblogging, algunos tildan de "hipocresía" la decisión de Zapatero al apoyar una intervención militar en Libia y haber rechazado, en la oposición, la invasión de Irak en 2003, defendida por los expresidentes José María Aznar, el estadounidense George W. Bush y el ex primer ministro británico Tony Blair.

Los tuiteros también hacen referencias a Obama y Estados Unidos, por haber bombardeado este domingo Libia y condenan a la ONU por haber permitido la intervención. Curiosamente, la Guerra de Irak comenzó hace exactamente ocho años, el 20 de marzo de 2003.

[Nótese a partir de aquí el sutil ejercicio de manipulación periodística que hacen los tergiversadores a sueldo del 20 minutos. Como lo anteriormente leído podría dejar con la duda de que nuestros bombardeos sean verdaderamente humanitarios, introducen sin venir a cuento y por enésima vez la versión gubernamental sobre esta guerra colonial en el último párrafo. ¿Pero es que no enseñan en las escuelas de periodismo que no se debe escribir sobre asuntos no reflejados en el titular del artículo? Si el título del artículo es "#Noalaguerra: Twitter condena la intervención aliada en Libia" sólo se debe hablar de cómo se refleja la resitencia frente a esta guerra en Twitter. En verdad, lo único bueno que tiene el 20 minutos es que es gratis y a falta de papel higiénico, en fin, ya se sabe... ]

Por su parte, el Gobierno ha resaltado este domingo la "plena legitimidad y legalidad" de su decisión de colaborar en la operación internacional contra el régimen de Gadafi, y ha rechazado cualquier tipo de comparación con la intervención que en su día hubo en Irak ya que esta vez se trata de una resolución aprobada por Naciones Unidas y "España no podía permanecer de brazos cruzados".

miércoles, 23 de marzo de 2011

HOSPITALES LIBIOS ATACADOS. TRES AVIONES FRANCESES DERRIBADOS

Mahdi Darius Nazemroaya

Extraído de Global Research

EEUU y sus aliados se han embarcado en otra operación de cambio de régimen. Antes de dar comienzo a sus ataques contra los libios, admitieron, con toda la desfachatez, que habría víctimas civiles. Afirman que actúan para salvar civiles, pero van a matarlos.


“El Primer Ministro canadiense Stephen Harper dijo que la acción equivale a un ‘acto de guerra’ que es fundamental para sacar a Moamar Gadafi del poder antes de que siga masacrando a su propio pueblo”, según el Edmonton Journal (1). Añadió también: “El Primer Ministro reconoció que la operación militar será compleja y podría provocar víctimas entre los mismos civiles que las naciones intentan proteger y quizás también entre el personal militar enviado a Libia (2).”




Los criminales de guerra han vuelto de nuevo.

Horas después de que se iniciaran los ataques, fuentes libias han informado que se han bombardeado tres instalaciones médicas (3). Dos hospitales y una clínica sanitaria (4). Esas son instalaciones civiles.

Resultaron alcanzados el Hospital Al-Tajura y el Hospital Saladin, en Ain Zara. La clínica bombardeaba estaba también situada en las proximidades

de Trípoli, la capital libia (5). No sólo eran estructuras civiles sino que también estaban lejos de la zona de los combates.

Se han atacado también instalaciones aéreas civiles (6). Fuentes libias han declarado también que han destruido todas las academias militares

libias (7) para impedir que Libia pueda entrenar oficiales para su defensa.

Las mismas fuentes han dicho que se han atacado también todas las bases militares libias, incluso las que no tienen nada que ver con la imposición

de una zona de exclusión aérea. La nueva “coalición de los dispuestos”, al viejo estilo Iraq, ha atacado las bases aéreas libias, las bases

navales y las bases terrestres. Además, EEUU y sus aliados han impuesto un inmenso bloqueo naval alrededor de Libia.

Según fuentes internas libias (no confirmadas), el ejército libio derribó dos aviones franceses cerca de Janzour (Janzur/Zanzur) (7). Según la misma fuente, los libios derribaron otro avión militar francés cerca de Anjile (8). El pueblo de Bengasi está también huyendo de la ciudad a causa de la guerra (9). Francia, EEUU, Gran Bretaña y sus aliados de la coalición han atacado también Surt (Sidra) y Misratah (10).

EEUU y sus aliados son quienes están creando ahora un verdadero desastre humanitario. Hablan de paz mientras arman a los rebeldes de la oposición que tienen su base en Bengasi a través de la junta militar egipcia, un cliente militar al igual que su supuesto predecesor civil (11). Esto representa también una violación de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobada por EEUU y sus aliados el pasado jueves, que afirma que no se enviarán armas a Libia.

Hillary Clinton se desplazó tanto a Túnez como a Egipto en una visita relacionada con las operaciones dirigidas contra Libia. Tanto el régimen de Túnez como la junta militar de El Cairo están abierta y secretamente apoyando la guerra contra Libia. Los autócratas del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) han indicado también que enviarán fuerzas militares para atacar Libia.


Notas:

(1) Mark Kennedy: “Canada joins UN coalition aerial mission on Libya”, Edmonton Journal, 19 de marzo de 2011.

(2) Ibid.
(3) Fuentes internas libias.
(4) Ibid.; Sin duda, en EEUU, Canadá y la UE se informará, al estilo israelí y para tratar de justificar los ataques contra instalaciones civiles,

que Gadafi colocó elementos militares cerca de colegios y hospitales.
(5) Ibid.
(6) Ibid.
(7) Ibid.
(8) Ibid. La trascripción del nombre árabe puede variar según la fuente.
(9) Ibid.
(10) Ibid.
(11) Giles Elgood: “Egypt arming Libya rebels, Wall Street Journal reports”, ed. Andrew Roche, Reuters, 18 de marzo de 2011.


No es Fukushima tras el tsunami, es Libia
tras un bombardeo "humanitario".

LIBIA: PRIMEROS MUERTOS CIVILES Y DESMENTIDOS DE UNA GUERRA NEOCOLONIAL

CNN niega que reporteros fueron usados de escudo humano en Libia

http://www.milenio.com/node/676059

La corresponsal de Fox News Jennifer Griffin reportó que el ejército británico tuvo que suspender un ataque contra el complejo residencial del

dictador libio porque algunos periodistas habían sido llevados allí.

NUEVA YORK.- CNN negó airadamente que su corresponsal Nic Robertson y otros periodistas fueran usados como escudos humanos por el gobierno libio

para evitar un ataque contra el complejo residencial de Moamar Gadafi.

La corresponsal de Fox News Jennifer Griffin reportó el lunes que el ejército británico tuvo que suspender un ataque contra el complejo

residencial del dictador libio porque algunos periodistas habían sido llevados allí, en un viaje de reconocimiento para ver los daños de bombardeos previos.

La periodista aseguró que el corresponsal de Fox Steve Harrigan evitó el viaje, patrocinado por el gobierno, porque le preocupaba ser usado como escudo.

Un Robertson furioso salió al aire en la cadena CNN y calificó la acusación de “indignante y absolutamente hipócrita”. El comunicador dijo que Fox envió a un guardia de seguridad con una cámara en el mismo recorrido.

Griffin se disculpó por haber ignorado la presencia de Fox, pero mantuvo la acusación de que fueron escudos humanos.





Los bombardeos aliados sobre Libia han causado al menos 64 muertos

http://www.europapress.es/internacional/noticia-bombardeos-aliados-libia-causado-menos-64-muertos-20110320140117.html

TRÍPOLI, 20 Mar. (Reuters/EP)


Los bombardeos aliados sobre territorio libio han dejado un saldo de al menos 64 muertos, según un nuevo balance procedente de fuentes médicas oficiales, que precisaron que el aumento se debe al fallecimiento de heridos.

Horas antes, el Ejército libio informó de 48 muertos y 150 heridos, todos ellos a causa de los ataques contra "zonas civiles" de Trípoli, Sirte, Benghazi, Misrata y Zuwara.

"La gente ha muerto a causa de sus heridas, y por ello el balance de fallecidos ha aumentado", indicó a Reuters un responsable médico bajo condición de anonimato. El nuevo balance no ha sido verificado por fuentes independientes.



LIBIA: ¿REVUELTA POPULAR, GUERRA CIVIL O ATAQUE MILITAR? Entrevista a Mohamad Hasan

por Grégoire Lalieu y Michel Collon
Investia’Action

(Traducción para Rebelión de Loles Oliván)

Tras Túnez y Egipto, ¿ha llegado la revolución árabe a Libia?

Lo que está ocurriendo por el momento en Libia es diferente. En Túnez y Egipto la falta de libertad era flagrante. Sin embargo, fueron las terribles condiciones sociales las que realmente llevaron a los jóvenes a rebelarse. Los tunecinos y egipcios no tenían ninguna esperanza en el futuro.

En Libia, el régimen de Muamar Gadafi es corrupto, monopoliza una gran parte de la riqueza del país y siempre ha reprimido severamente cualquier tipo de oposición. Pero las condiciones sociales de la gente de Libia son mejores que en los países vecinos. La esperanza de vida en Libia es mayor que en el resto de África. Los sistemas de salud y de educación son buenos. Libia, por otra parte, es uno de los primeros países africanos que han erradicado la malaria. Si bien hay una gran desigualdad en la distribución de la riqueza, el PIB por habitante es de unos 11.000 dólares —uno de los más altos del mundo árabe. Por lo tanto, en Libia no se dan las mismas condiciones objetivas que dieron lugar a los levantamientos populares en Túnez y Egipto.

Entonces, ¿cómo se explica lo que está ocurriendo en Libia?

Para entender correctamente los acontecimientos actuales debemos ponerlos en su contexto histórico. Libia fue en el pasado una provincia otomana. En 1835 Francia se hizo cargo de Argelia. Mientras tanto, Mohamed Ali, gobernador de Egipto bajo el Imperio Otomano, fue aplicando políticas cada vez más independientes. Con los franceses instalados en Argelia, por una parte, y Ali Mohamed en Egipto, por otra, los otomanos temieron perder el control de la región. Enviaron sus tropas a Libia.

En aquel momento, la Hermandad Senusi era muy influyente en el país. Había sido fundada por Sayid Mohamed Ibn Ali como Senusi, un argelino que después de estudiar en su propio país y en Marruecos, fue a predicar su versión del Islam a Túnez y Libia. Al comienzo del siglo XIX, Senusi atrajo a numerosos seguidores pero no fue muy apreciado por una parte de las autoridades religiosas otomanas que lo criticaban en sus sermones. Después de pasar algún tiempo en Egipto y en La Meca, Senusi decidió exiliarse definitivamente en la Cirenaica, en el este de Libia.

Su Hermandad creció allí y organizó la vida de la región recaudando impuestos, resolviendo conflictos intertribales, etc., incluso tenía su propio ejército y ofrecía sus servicios de escolta a las caravanas de comerciantes que pasaban por la zona. Finalmente, su Hermanada Senusi se convirtió en el gobierno de facto de la Cirenaica expandiendo su influencia incluso hasta el norte del Chad. Pero entonces las potencias coloniales europeas se instalaron en África dividiendo la parte subsahariana del continente. Eso tuvo un impacto negativo en los Senusi. Asimismo, la invasión de Libia por parte de Italia socavó gravemente la hegemonía regional de la Hermandad.


Mapa de Libia con sus tres regiones


En 2008 Italia pagó una indemnización a Libia por los crímenes de los colonialistas. ¿Hasta tal punto fue terrible la colonización? ¿O lo que pretendía Berlusconi era ser visto con buenos ojos poder concluir contratos comerciales con Gadafi?

La colonización de Libia fue terrible. A principios del siglo XX, un gobierno fascista comenzó a difundir propaganda diciendo que era necesario que Italia, que había sido derrotada por el ejército etíope en la batalla de Adoua en 1896, volviera a establecer la supremacía del hombre blanco sobre el continente negro. Era necesario limpiar la gran nación civilizada de la afrenta que le habían infligido los bárbaros. Esta propaganda afirmaba que Libia era un país de salvajes, habitado por unos cuantos nómadas retrasados y que sería bueno para los italianos instalarse en esa amable tierra, con su belleza de postal.

La invasión de Libia surgió de la guerra italo-turca de 1911 —un conflicto particularmente sangriento que terminó con la victoria de Italia un año después. Sin embargo, la potencia europea sólo ganó el control de la región de Trípoli y halló una feroz resistencia en el resto del país, especialmente en la Cirenaica. El clan Senusi apoyó a Omar al-Mujtar, quien encabezó una notable lucha guerrillera en bosques, cuevas y montañas. Infligió graves pérdidas en el ejército italiano, aunque este último estaba mucho mejor equipado y era superior numéricamente.

Finalmente, a principios de la década de 1930, Mussolini tomó medidas radicales para acabar con la resistencia. La represión llegó a ser extremadamente brutal y uno de los principales carniceros, el general Rodolfo Graziani, escribiría: “Los soldados italianos estaban convencidos de que se les había confiado una misión noble y civilizadora... Se debían a sí mismos cumplir con este deber humano a cualquier precio... Si no se puede convencer a los libios de los beneficios fundamentales que se les han propuesto, entonces los italianos tienen que librar una lucha continua en su contra y pueden acabar con toda la población libia con el fin de lograr la paz, la paz del cementerio...”.

En 2008, Silvio Berlusconi pagó una indemnización a Libia por estos crímenes coloniales. Por supuesto, se basaba en motivos ulteriores. Berlusconi quería ganarse a Gadafi con el fin de favorecer alianzas económicas. Sin embargo, se puede decir que el pueblo libio sufrió terriblemente durante la época colonial. No sería exagerado hablar en términos de genocidio.


Omar Al Mujtar


¿Cómo obtuvo Libia su independencia?


Mientras los colonos italianos suprimían a la resistencia en Cirenaica, el dirigente de los Senusi, Idris, se exilió en Egipto con el fin de negociar con los británicos. Después de la Segunda Guerra Mundial, el imperio colonial europeo fue desmantelado progresivamente y Libia se independizó en 1951. Con el apoyo de Gran Bretaña, Idris tomó el poder. Sin embargo, parte de la burguesía libia, bajo la influencia del nacionalismo árabe que se estaba desarrollando en El Cairo, quería que Libia formase parte de Egipto. Pero los imperialistas no querían que se formase una gran nación árabe. Por lo tanto, apoyaron la independencia de Libia situando a su títere Idris en el poder.

¿El rey Idris estuvo de acuerdo?

Por supuesto. Con la independencia, las tres regiones que componen Libia —Tripolitana, Fezzan y Cirenaica— se vieron unidas en un sistema federal. Pero hay que tener en cuenta que Libia es tres veces más grande que Francia. Debido a la falta de infraestructura, las fronteras del territorio no pudieron ser claramente definidas hasta después de que el avión se hubiera inventado. Y en 1951, en el país sólo había un millón de habitantes. Por otra parte, las tres regiones que se acababan de unir tenían una cultura y una Historia muy diferentes. Por último, el país carecía de carreteras que unieran las regiones para facilitar la comunicación. Libia, de hecho, se encontraba en una fase muy atrasada y no era una verdadera nación.

¿Puede explicar este concepto?

El estado-nación es un concepto vinculado a la aparición de la burguesía y del capitalismo. En Europa durante la Edad Media, la burguesía capitalista quería difundir los intereses empresariales en la mayor medida posible aunque se lo impedían todas las limitaciones del sistema feudal. Los territorios estaban divididos en numerosas entidades pequeñas a cuyos comerciantes se les imponía un importante número de impuestos si querían transportar mercancías de un lugar a otro. Y ello sin considerar las distintas obligaciones con las que tenían que cumplir para los señores feudales. Todos estos obstáculos fueron eliminados por la revolución capitalista burguesa que permitió crear estados-nación y grandes mercados nacionales sin obstáculos.

Pero la nación libia se creó en una época en la que todavía se estaba en una fase pre-capitalista. Carecía de infraestructura; una gran parte de la población era nómada y de difícil control; las divisiones en la sociedad eran muy fuertes, todavía se practicaba la esclavitud. Por otra parte el rey Idris no tenía un plan para el desarrollo del país. Dependía totalmente de Estados Unidos y de la ayuda británica.



El rey Idris I


¿Por qué recibió el apoyo de Estados Unidos y de Gran Bretaña? ¿Tenía que ver con el petróleo?


En 1951 aún no se había descubierto el petróleo en Libia. Pero los anglosajones tenían bases militares en el país debido a la posición estratégica que ocupa desde el punto de vista del control del Mar Rojo y el Mediterráneo.

No fue hasta 1954 que el rico texano Nelson Bunker Hunt descubrió el petróleo libio. En aquel momento, el petróleo árabe se vendía alrededor de 90 centavos el barril. Sin embargo, el petróleo libio se compró a 30 centavos porque el país estaba muy atrasado. Era quizá el más pobre de África.

Pero de todas formas el dinero afluía gracias al petróleo. ¿En qué se usaba?

El rey Idris y su clan Senusi se enriquecieron personalmente. También distribuyeron parte de los ingresos del petróleo a los jefes de otras tribus con el fin de apaciguar las tensiones. Se desarrolló una pequeña elite gracias al comercio de petróleo y se construyó alguna infraestructura, principalmente a lo largo de la costa mediterránea, el área de mayor importancia para el comercio exterior. Pero las zonas rurales en el corazón del país siguieron muy depauperadas y los pobres comenzaron a inundar los barrios marginales alrededor de las ciudades. Esto continuó hasta 1969, cuando tres oficiales derrocaron al rey, uno de los cuales era Gadafi.

¿Cómo es que la revolución se llevó a cabo por oficiales del ejército?

En un país profundamente desgarrado por las divisiones tribales, el ejército era, de hecho, la única institución nacional. Libia como tal no existía sino a través de su ejército. Además, los Senuss del rey Idris tenían su propia milicia. Pero en el ejército nacional era donde se conocían los libios de las diferentes regiones.

Gadafi se había formado al principio en un grupo naserista pero más tarde entendió que esa organización no sería capaz de derrocar a la monarquía, por lo que se unió al ejército. Los tres oficiales que derrocaron al rey Idris estaban muy influenciados por Naser. Gamal Abdel Naser era un oficial del ejército egipcio que derrocó al rey Faruk. Inspirado por el socialismo, Naser se oponía a la injerencia del neo-colonialismo extranjero y predicó la unidad del mundo árabe. Por otra parte nacionalizó el Canal de Suez que hasta entonces había sido gestionado por Francia y Gran Bretaña, lo que atrajo la hostilidad de Occidente y los bombardeos de 1956.

El panarabismo revolucionario de Naser fue una gran influencia en Libia, especialmente en el ejército y más aún en Gadafi. Los oficiales libios que llevaron a cabo el golpe de Estado en 1969 seguían la misma agenda que Naser.

¿Cuáles fueron los efectos de la revolución en Libia?

Gadafi tenía dos opciones. O dejaba el petróleo libio en manos de compañías occidentales como había hecho el rey Idris convirtiendo a Libia en lo mismo que las monarquías petroleras del Golfo —donde todavía se practica la esclavitud, las mujeres no tienen derechos y los arquitectos europeos pueden disfrutar construyendo todo tipo de construcciones extrañas con presupuestos astronómicos suministrados por la riqueza de los pueblos árabes; o podía seguir el camino de la independencia de los poderes neo-coloniales. Gadafi eligió la segunda opción. Nacionalizó el petróleo libio, lo que enfureció mucho a los imperialistas.

En la década de 1950, durante el gobierno de Eisenhower, circulaba un chiste sobre la Casa Blanca que bajo Reagan se convirtió, de hecho, en teoría política. ¿Cómo se diferencia un buen árabe de uno malo? Un buen árabe hace lo que Estados Unido dice. A cambio obtiene aviones, se le permite depositar su dinero en Suiza, se le invita a Washington, etc. Estos eran los que Eisenhower y Reagan llamaban buenos árabes —los tipos de Arabia Saudí y Jordania, los jeques y emires de Kuwait y el Golfo, el Sha de Irán, el rey de Marruecos y, por supuesto, el rey Idris de Libia. ¿Y los árabes malos? Esos eran los que no obedecían a Washington, Naser, Gadafi, y más tarde Sadam

De todos modos, Gadafi no es muy…


Gadafi no es un mal árabe porque ordenase disparar contra la muchedumbre. Lo mismo hicieron en Arabia Saudí o en Bahréin y los dirigentes de esos países aún reciben todos los honores que Occidente puede otorgar. Gadafi es un mal árabe porque nacionalizó el petróleo libio que las empresas occidentales creían —hasta la revolución de 1969— que les pertenecía. Al nacionalizarlo, Gadafi promovió cambios positivos en Libia en lo que se refiere a infraestructuras, educación, salud, la posición de la mujer, etc.

Bueno, Gadafi derrocó a la monarquía, nacionalizó el petróleo, se opuso a los poderes imperiales y provocó un cambio positivo en Libia. Sin embargo, 40 años después, es un dictador corrupto que suprime toda oposición y que, una vez más, abre su país a las empresas occidentales. ¿Cómo se explica este cambio?


Desde el principio, Gadafi se opuso a las grandes potencias coloniales y apoyó generosamente a varios movimientos de liberación en todo el mundo. Creo que fue muy bueno por esa razón. Pero para dar una visión completa es necesario hablar de que el Coronel era anti-comunista. En 1971, por ejemplo, envió de regreso a Sudán un avión que transportaba a disidentes comunistas sudaneses que fueron ejecutados de inmediato por el presidente Nimeiri. La verdad es que Gadafi nunca ha sido un gran visionario. Su revolución fue una revolución nacional burguesa y lo que estableció fue el capitalismo de Estado. Para entender cómo su régimen perdió el rumbo hay que analizar el contexto —que ha operado en su contra— y también los errores personales cometidos por Gadafi.

En primer lugar, ya hemos visto que Gadafi tuvo que empezar desde cero en Libia. El país estaba muy atrasado. No había gente formada de la que disponer ni una clase obrera fuerte que apoyase la revolución. La mayoría de las personas que habían recibido educación eran miembros de la élite que había vendido la riqueza libia a las potencias neo-coloniales. Obviamente esas personas no iban a apoyar la revolución y la mayoría abandonó el país con el fin de organizar una oposición desde el extranjero.

Además, los oficiales libios que derrocaron al rey Idris estaban muy influidos por Naser. Egipto y Libia pretendían unirse en una asociación estratégica. Pero a la muerte de Naser en 1970, el proyecto estaba estancado y Egipto se convirtió en un país contrarrevolucionario alineado con Occidente. El nuevo presidente egipcio, Anwar al-Sadat, se alió con Estados Unidos, liberalizó progresivamente la economía del país e inició una alianza con Israel. Incluso llegó a estallar un breve conflicto con Libia en 1977; imagínese la situación en la que se encontró Gadafi: el país que le había inspirado y con el que había esperado establecer una alianza se había convertido de pronto en enemigo

Otro elemento de la situación que operó en contra de la revolución libia: la grave caída de los ingresos del petróleo durante la década de 1980. En 1973, durante la guerra árabe-israelí, los países productores de petróleo decidieron imponer un embargo que ocasionó que el precio del barril de petróleo se dispara. Este embargo proporcionó la primera gran transferencia de la riqueza del Norte en dirección al Sur. Pero durante la década de 1980 se produjo también lo que se podría llamar la “contrarrevolución del petróleo” orquestada por Reagan y los saudíes. Arabia Saudí aumentó considerablemente la producción e inundó el mercado causando una caída masiva de los precios. El precio del barril pasó de 35 dólares a 8.

¿No estaba Arabia Saudí tirando piedras contra su propio tejado?


Por supuesto, tuvo un impacto negativo en la economía saudí. Pero el petróleo no es lo más importante para Arabia Saudí. Sus relaciones con Estados Unidos le preocupan más porque es el apoyo de Washington lo que permite a la dinastía saudí mantenerse en el poder. Esta ola que afectó al precio del petróleo resultó catastrófica para varios países productores que se vieron endeudados. Todo esto ocurrió tan sólo 10 años después de que Gadafi llegase al poder. El líder libio, que llegó de la nada, veía como el único medio que tenía para construir algo desaparecía como nieve fundida según se iba reduciendo el dinero del petróleo.

Asimismo, hay que tener en cuenta que la contrarrevolución del petróleo también aceleró el colapso de la URSS que en ese momento estaba empantanada en Afganistán. Con la desaparición del bloque soviético, Libia perdido su principal fuente de apoyo político y se encontró aislada en la escena internacional y, además, fue incluida en la lista de Estados terroristas de la administración Reagan y quedó sometida a toda una serie de sanciones.

Gadafi y Nasser en 1969

¿Cuáles fueron los errores de Gadafi?

Como ya he mencionado, no era un gran visionario. La teoría desarrollada en el marco de su Libro Verde es una mezcla de anti-imperialismo, islamismo, nacionalismo, capitalismo de Estado y otras cosas. Además de su falta de visión política, Gadafi cometió un grave error al atacar a Chad en la década de 1970. Chad es el quinto país más grande de África y el coronel, que sin duda pensaba que Libia era demasiado pequeño para dar cabida a sus ambiciones megalómanas, se anexó de la Franja de Auzu. Es cierto que históricamente la Hermandad Senusi había ejercido su influencia en esa región. Y que en 1945 el ministro francés de Relaciones Exteriores, Pierre Laval, quiso comprar a Mussolini, ofreciéndole la Franja de Auzu [1]. Pero al final Mussolini se acercó a Hitler y el acuerdo quedó en letra muerta.

Gadafi no obstante, quería anexar este territorio y entró en una lucha contra París por la influencia sobre esta ex colonia francesa. Al final, Estados Unidos, Francia, Egipto, Sudán y otras fuerzas reaccionarias en la región apoyaron al ejército de Chad, que derrotó a las tropas libias. Se capturaron miles de soldados y grandes cantidades de armas. El presidente de Chad, Hissène Habré, vendió esos soldados a la administración Reagan: la CIA los utilizó como mercenarios en Kenia y en Latinoamérica.

Pero el error más grande de la revolución libia fue haber apostado demasiado por su petróleo. La mayor riqueza de un país son sus recursos humanos. No se puede tener éxito en una revolución si no se desarrollan la armonía nacional, la justicia social y una distribución equitativa de la riqueza.

Sin embargo, el coronel no eliminó las prácticas discriminatorias que formaban parte de la tradición libia desde mucho tiempo atrás. ¿Cómo se puede movilizar a la población si no se demuestra a los libios que sea cual sea su origen étnico o tribal, todos son iguales y pueden trabajar juntos por el bien de la nación? La mayoría de la población libia es árabe, habla el mismo idioma y comparte la misma religión. La diversidad étnica no es muy importante. Hubiera sido posible abolir toda forma de discriminación con el fin de movilizar a la población.

Asimismo, Gadafi fue incapaz de educar al pueblo libio en materia revolucionaria. No elevó el nivel de la conciencia política de los ciudadanos y no construyó un partido para apoyar la revolución.

Sin embargo, de acuerdo con su Libro Verde de 1975, estableció los comités populares, una especie de democracia directa.

El intento de democracia directa estaba influenciado por conceptos marxistas-leninistas. Pero los comités populares en Libia no se basaban en el análisis político ni en cualquier ideología clara. Fueron un fracaso. Tampoco Gadafi construyó un partido político para apoyar su revolución. Al final, se separó del pueblo. La revolución libia se convirtió en el proyecto de un hombre. Todo giraba en torno a este líder carismático divorciado de la realidad. Y cuando se abrió un abismo entre el líder y su pueblo, la fuerza y ​​la represión vinieron a llenar el vacío. El exceso siguió al exceso, la corrupción se extendió, las diferencias tribales cristalizaron.

Hoy en día esas divisiones se han situado a la cabeza de la crisis libia. Hay, por supuesto, una parte de jóvenes libios cansados de la dictadura que han sido influidos por los acontecimientos en Túnez y Egipto. Pero la oposición del este del país, que representa su parte del pastel después de que la distribución de la riqueza haya sido muy desigual en el marco del régimen de Gadafi, se está aprovechando de esos sentimientos populares. Por otra parte, no sabemos mucho acerca de este movimiento de oposición. ¿Quiénes son?, ¿cuál es su programa?, si quieren realmente emprender una revolución democrática, ¿por qué han recurrido a las banderas del rey Idris, símbolo de la época en que la Cirenaica era la provincia dominante del país? Si uno forma parte de la oposición de un país y como patriota quiere derrocar a su gobierno, debe tratar de hacerlo correctamente. No se puede provocar una guerra civil en su propio país sin ponerlo en riesgo de balcanización.

En su opinión, ya no es sólo una cuestión de una guerra civil por las contradicciones entre los diferentes clanes de Libia…

Es peor, creo. Ya se han dado anteriormente contradicciones entre las tribus pero nunca han sido tan generalizadas. Aquí Estados Unidos está avivando las llamas de esas tensiones con el fin de poder intervenir militarmente en Libia. Desde los primeros días de la insurrección, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, sugirió armar a la oposición. Desde el principio, la oposición organizada por el Consejo Nacional negó toda injerencia extranjera por parte de potencias extranjeras porque sabían que cualquier interferencia desacreditaría a su movimiento. Pero hoy en día parte de la oposición ha pedido la intervención armada.

Desde que se desató el conflicto, el presidente Obama ha instado a que se tengan en cuenta todo tipo de opciones y el Senado estadounidense ha hecho el llamamiento a la comunidad internacional para imponer una zona de exclusión aérea sobre territorio libio, lo que supone un verdadero acto de guerra. Además, el portaaviones nuclear, el USS Enterprise, que estaba estacionado en el Golfo de Adén para luchar contra la piratería, se ha trasladado hasta la costa de Libia. Dos barcos anfibios, el USS Kearsarge y el USS Ponce, con varios miles de infantes de marina y las flotas de helicópteros de combate a bordo, también se han estacionado en el Mediterráneo.

La semana pasada, Louis Michel, ex comisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria de la UE, planteó enérgicamente una pregunta en un estudio de televisión sobre qué gobierno tendría el valor de llevar el caso de una intervención armada en Libia a sus parlamentarios. Sin embargo, Louis Michel no ha pedido nunca una intervención así en Egipto o en Bahréin. ¿Por qué?

¿Es la represión más violenta en Libia?

La represión fue muy violenta en Egipto aunque la OTAN no envió buques de guerra a la costa egipcia para amenazar a Mubarak. No hubo más que un llamamiento para que se buscara una solución democrática.

En el caso de Libia hay que tener mucho cuidado con la información que nos llega. Un día se habla de 2.000 muertes y al día siguiente se revisa la cuenta a 300. También se está diciendo desde el comienzo de la crisis que Gadafi bombardeaba a su propio pueblo aunque el ejército ruso, que está observando la situación por satélite, ha desmentido oficialmente esa información. Si la OTAN se prepara para intervenir militarmente en Libia podemos estar seguros de que los medios de información dominantes van a difundir su propaganda de guerra habitual.

De hecho, ocurrió lo mismo en Rumania con Ceausescu. En la Nochebuena de 1989, el primer ministro belga, Wilfred Martiens, pronunció un discurso en la televisión. Afirmó que las fuerzas de seguridad de Ceaucescu acababan de matar a 12.000 personas, lo que no era cierto. Las imágenes de la famosa masacre de Timosoara circularon asimismo por todo el mundo. Estaban destinadas a demostrar la violencia ciega del presidente rumano. Pero más tarde se demostró que todo había sido preparado. Se habían sacado cuerpos del depósito de cadáveres y se colocaron en las trincheras con el fin de impresionar a los periodistas. También se dijo que los comunistas habían envenenado el agua, que había mercenarios sirios y palestinos en Rumanía, o incluso que Ceaucescu había entrenado a huérfanos como máquinas de matar. Todo era pura propaganda dirigida a desestabilizar el régimen.

Al final, Ceaucescu y su esposa fueron asesinados después de una farsa de juicio que duró 55 minutos. Por supuesto, el presidente rumano, como Gadafi, no era un santo. Pero ¿qué ha sucedido desde entonces? Rumania se ha convertido en una semi-colonia europea. Se explota su mano de obra barata. Numerosos servicios se han privatizado en beneficio de las empresas occidentales y están fuera del alcance económico de gran parte de la población. Y ahora, cada año no son pocos los rumanos que van a llorar sobre la tumba de Ceaucescu. La dictadura fue una cosa terrible pero después el país fue destruido económicamente; aún peor.

¿Por qué Estados Unidos quiere derrocar a Gadafi? Durante los últimos diez años, el coronel ha sido muy susceptible a Occidente y ha privatizado una parte importante de la economía libia, beneficiando a las empresas occidentales en el proceso.

Hay que analizar todos estos acontecimientos a la luz del nuevo equilibrio de fuerzas en el mundo. Las potencias imperialistas están en declive mientras que otras fuerzas van en aumento. Recientemente China se ha ofrecido a comprar la deuda portuguesa… En Grecia, la población es cada vez más hostil a esta Unión Europea que se percibe como una tapadera del imperialismo alemán. Sentimientos similares están creciendo en los países del Este. Por otra parte, Estados Unidos atacó Iraq con el fin de obtener el control de su petróleo, pero al final sólo una única empresa estadounidense se está beneficiando de ello, el resto del petróleo está siendo explotado por empresas de Malasia y China. En resumen, el imperialismo está en crisis.

Además, la revolución de Túnez realmente cogió por sorpresa a Occidente. La caída de Mubarak aún más. Washington intenta recuperar su influencia sobre estos movimientos populares pero su control se desvanece. En Túnez, el primer ministro Mohamad Ghanouchi, un producto directo de la dictadura de Ben Ali, estaba destinado a controlar la transición creando la ilusión de cambio. Pero la determinación del pueblo lo obligó a renunciar. En Egipto, Estados Unidos contaba con el ejército para mantener un sistema aceptable en su lugar. Pero he recibido informaciones que confirman que en muchos cuarteles militares de todo el país, los oficiales jóvenes se están organizando en comités revolucionarios en apoyo del pueblo egipcio. Incluso han arrestado a algunos oficiales relacionados con el régimen de Mubarak.

La región podría escapar al control de Estados Unidos. La intervención en Libia permitiría a Washington quebrar el movimiento revolucionario y evitar su propagación al resto del mundo árabe y de África. Desde la semana pasada, los jóvenes han estado protestando en Burkina Faso, aunque los medios guardan silencio al respecto. Como lo guardan sobre las manifestaciones que están teniendo lugar en Iraq.

Otro peligro para Estados Unidos es la posible aparición de gobiernos anti-imperialistas en Túnez y Egipto. Si esto sucediera, Gadafi ya no estaría aislado y podría incumplir los acuerdos alcanzados con Occidente. Libia, Egipto y Túnez podrían unirse para formar un bloque anti-imperialista. Con todos los recursos que tienen a su disposición, especialmente las grandes reservas de divisas de Gadafi, los tres podrían convertirse en una potencia regional importante, probablemente más importante de Turquía.

Sin embargo, Gadafi apoyó a Ben Ali cuando el pueblo de Túnez se rebeló.

Eso demuestra hasta qué punto es débil y está aislado y fuera de contacto con la realidad. Sin embargo, el cambiante equilibrio de fuerzas en la región podría transformar las cosas. Gadafi podría cambiar de hombro su fusil; no sería la primera vez.

¿Cómo podría modificarse la situación en Libia?

Las potencias occidentales y el movimiento denominado de oposición han rechazado la oferta de mediación de Chávez. Ello significa que no están interesados ​​en una solución pacífica al conflicto. Pero los efectos de una intervención de la OTAN serán desastrosos. Hemos visto lo que ocurrió en Kosovo o Afganistán.

Por otra parte, la agresión militar podría alentar a los grupos islamistas a entrar en Libia que podrían tomar grandes depósitos de armas allí. Al-Qaida podría infiltrarse y convertir Libia en un segundo Iraq. Además, ya hay grupos armados en Níger que nadie ha podido controlar. Su influencia podría extenderse a Libia, Chad, Malí y Argelia. Con la intervención militar, el imperialismo está abriendo las puertas del infierno.

Para concluir, el pueblo libio merece algo mejor que este movimiento de oposición que está hundiendo al país en el caos. Necesita un movimiento realmente democrático que substituya al régimen de Gadafi y traiga la justicia social. En ningún caso los libios merecen una agresión militar. Las fuerzas imperialistas en retroceso parecen, sin embargo, dispuestas para una ofensiva contrarrevolucionaria en el mundo árabe. Atacar a Libia es su solución de urgencia. Pero se están disparando en los pies.

Nota:

1. Esta zona es rica en uranio.

martes, 22 de marzo de 2011

GRITOS DE "NO A LA GUERRA" EN EL PARLAMENTO

Supongo que a los estómagos agredecidos de la prensa de izquierda les habrá hecho maldita la gracia que un puñado de voces rebeldes gritaran esta mañana en el Congreso el eslógan "NO A LA GUERRA" que ellos han olvidado, pero ese "consenso" de que ellos hablan no existe. Lo que existe es tan sólo una minoría concienciada con el antimilitarismo que es la que protesta contra todas las guerras y una masa acrítica que es paseada por la izquierda del caviar (de los Escolar, gran Wyoming, Bardem, Miguel Ríos, etc.) cuando a los poderes que les llenan el buche les viene bien. Ya nos enteraremos qué saca de la guerrita colonial dieciochesca montada en Libia por la facción de la burguesía que está de estos títeres engañabobos (¡Putin no pudo estar más acertado cuando calificó ayer a esta misión humanitaria de "cruzada medieval"!). Es curioso (aunque bien pensado tiene su lógica) que la escasa cobertura informativa que se da los movimientos de resistencia a esta guerra sea llevada a cabo principalmente por los medios más conservadores... quizá a medios como Público les convenga ignorar las voces disidentes, no sea que se les estropee ese "consenso social" en torno a esta guerra del que tanto hablan. Ya veremos cuando ni ellos mismos puedan tapar las filtraciones de noticias de víctimas civiles, o sobre el uso de armamento prohibido por parte de los "salvadores" del pueblo libio o sobre lo facciosa y retrógrada que es la oposición a Gadafi, o que muchos de los crímenes achacados al enemigo son simple y llanamente propaganda de guerra... Todo eso ya lo vimos durante diez años en las guerras de Yugoslavia y otras intervenciones "humanitarias" que la pogresía del champán y la visa oro aplaudió. Porque Twitter, Facebook, Youtube, la Telesur venezolana y cientos de blogs disidentes van a decir muchas cosas incómodas para estos farsantes. Y entonces ¿qué harán? ¿Echar mano de sus chaquetas reversibles? ¿Decir que donde digo digo Diego? Entretanto, veamos lo que pasó esta mañana en el Congreso de los Diputados.





Y si queréis ver un video sobre las protestas contra esta guerra en EE.UU., en el "Imperio", como dirían los hipócritas periodistas del diario Público, haced clic en el siguiente vínculo:



Más videos sobre la fabricación del "conflicto" libio en el canal Bustafilm1 en Youtube:



lunes, 21 de marzo de 2011

“NO A ALGUNAS GUERRAS”. El PSOE, UGT, CCOO y los medios de “izquierdas” se apuntan al bombardeo de Libia

¡No a ninguna guerra!


¿Alguien se acuerda de ese “NO A LA GUERRA” coreado hasta la saciedad por la izquierda hispánica hace unos años como protesta ante la guerra de Irak? Ya por entonces algunos que nos opusimos a dicha guerra, pero que también nos habíamos opuesto a la intervención occidental en países como Yugoslavia, Somalia, etc. nos dimos cuenta de que la mayor parte de la izquierda patria decía “no” tan sólo a algunas guerras. En concreto, a guerras que eran promovidas por el capital angloamericano, no así cuando las guerras las promovía el eje franco-alemán (al que casi siempre se unía de manera sibilina la vieja zorra vaticana, que no deja de ser un poder europeo). Un ejemplo muy claro de esto fue la guerra de Yugoslavia durante la cual la izquierda de estos lares apoyó primero a los integristas musulmanes de Bosnia (creyendo erróneamente que eran anti-yankees cuando en realidad detrás de ellos estaba la CIA, entre otras poderes en la sombra) y más tarde a los mafiosos narcotraficantes de la UÇK albanesa, esto último gracias a líderes de la izquierda posmoderna como Carlos Taibo, quien llegó a compararlos con una guerrilla marxista latinoamericana, dándole así un barniz romántico para que fuera digerido más fácilmente por el “rojerío” más acrítico. Así, nuestra izquierda más borreguil aplaudió el ataque aéreo con bombas de racimo y uranio empobrecido sobre las comunidades serbias de Bosnia y Croacia (de hecho la Kraijina en Croacia fue literalmente vaciada de serbios en apenas un fin de semana) y sólo protestó al final del conflicto de Kosovo, ya comenzada la criminal campaña de 78 días de bombardeos continuos sobre Serbia, y ello cuando se dio cuenta de que el mayor del protagonismo en el bombardeo recaía sobre la aviación norteamericana. Como trasfondo de esto estaba la nefasta influencia de los nacionalismos patrios, tan de “izquierdas” que no tienen reparo en apoyar cualquier tipo de movimiento independentista aunque tengan raíces filonazis (como los nacionalistas bosnios musulmanes, el secesionismo albanokosovar o Hamás).


MIG 23 "rebelde" derribado por la artillería
de Gadafi.¿No decían que los “rebeldes” eran el pueblo llano
luchando prácticamente con palos y piedras?



Y llegamos al caso de Libia en este 2011 y el gobierno del PSOE, el mismo que nos elevó la edad de jubilación a los 67 años a los trabajadores y nos recortó ayudas del estado, el mismo que solucionó una protesta laboral de los controladores aéreos enviándoles el ejército (con el aplauso cómplice de la izquierda del caviar y los mass media “progres”), el gobierno de “izquierdas” que hizo lo que a la derecha nadie le habría tolerado, nos embarca en una nueva guerra por el control de los recursos energéticos del planeta. En ella participan los malvados yankees, pero (¡atención!) también Francia. Y ahí la cosa cambia, porque el intervencionismo estadounidense es imperialista pero el francés es “humanitario”. Tanto es así que detrás del PSOE, los sindicatos “mayoritarios”, UGT y CCOO, esos apéndices del estado capitalista que les llena el buche y que tanto vociferaron contra la guerra de Irak, además de los medios informativos de izquierda (desde RTVE, al “rojísimo” diario Público) se han apuntado, como quien dice, a un bombardeo. Irak no es lo mismo que Libia, nos dicen. Pero lo cierto es que la historia reciente de Libia y la de Irak no se pueden parecer más: en ambos casos las potencias occidentales tratan (o se trataban, en el caso de Irak) de deshacerse de un nacionalista árabe con cierto barniz populista/socialista (al estilo de Nasser) que derrocó a una monarquía corrupta y autoritaria que saqueó a sus súbditos apoyada por el imperialismo anglosajón. En ambos casos, además, el “sátrapa” a eliminar gobierna procurando que una cierta parte de las ganancias por la venta de las inmensas reservas de petróleo del país sea invertida en la mejora de la población.“Pero Gadafi es un dictador”, nos dicen los que ya no enarbolan las pancartas de “no a la guerra”. Por supuesto que sí... pero también lo era Sadam y sin embargo ello no fue óbice para que la protesta contra la agresión militarista fuera masiva... ¡Cuánto borreguismo hay en la izquierda! ¡Y cuánto estómago agradecido también! ¿Dónde están los actores y cantantes de moda, esos que se rasgan las vestiduras porque bajemos un archivo mp3 de la red pero no les importa que algunas de las naciones más poderosas del mundo bombardeen un país de poco más de 5 millones de habitantes? Pues muchos de ellos callados y otros tantos justificando la guerra en los media. ¿Por qué unas guerras sí y otras no?


Dónde está, no se ve, al farsante de Bardem...


Otro aspecto importante es quiénes son esos “rebeldes”, esa oposición alzada en armas contra Gadafi. Los medios informativos nos dicen que son el pueblo llano harto de soportar la dictadura que se han rebelado y luchan con las pocas armas que le han arrebatado al ejército del dictador, equiparándose así la situación de Libia a la de Túnez y Egipto. Pero, sin negar que un gobierno autocrático como el de Gadafi genera necesariamente descontento social, aquí la situación un tanto distinta porque, en primer lugar, los estándares de vida en Libia son los más altos del Magreb (la esperanza de vida es de 73 años en hombres y 77 en mujeres) y, en segundo lugar, porque la revuelta, que no ha sido pacífica como en otros lugares, se ha producido gracias a la intervención de las potencias occidentales que tradicionalmente han intentado controlar el petróleo libio: fundamentalmente EE.UU. y el Reino Unido, aunque también se ha adherido, entre otros, Francia (¿quizá la crisis en la que presumiblemente entrará la energía nuclear tras el accidente de Fukushima tenga algo que ver en esto?... recuérdese que Francia es una de las potencias en esta fuente energética). De hecho, los rebeldes han exhibido abundante armamento delante de las pantallas de televisión, armamento tan voluminoso como piezas de artillería e incluso cazas bombarderos MIG-23... ¡de eso no se adueña el pueblo insurrecto en un espontáneo asalto a un cuartel! Por otra parte, los “rebeldes” muestran insistentemente la antigua bandera del corrupto rey Idris y además están básicamente radicados en Bengasi, en la antigua región Cirenaica (la región más rica en petróleo, el golfo de Sirtes, está precisamente ahí) de la que era oriundo Idris I. Según Michel Chossudovsky:

“El objeto real de la “Operación Libia” no es establecer la democracia sino tomar posesión de las reservas de petróleo de Libia, desestabilizar la National Oil Corporation (NOC) y, finalmente, privatizar la industria petrolera del país, es decir, transferir el control y propiedad de la riqueza petrolera de Libia a manos extranjeras.”

(Fuente: global research)


Una representante de las "democráticas"
fuerzas opositoras con la bandera
monárquica


En fin, nada nuevo, el viejo colonialismo con un nuevo rostro “humanitario”, o quizá no tan nuevo porque la coartada humanitaria la llevan utilizándola las grandes potencias desde la caída del muro de Berlín. Ahí están las intervenciones en Irak, Somalia, Yugoslavia, Haití, Afganistán...

A pesar de la confusión que crean los medios “desinformativos” para justificar la agresión belicista, desde el punto de vista de la izquierda y del socialismo la postura a adoptar está bien clara. El auténtico socialismo es antimilitarista y por tanto alguien que se considere de izquierda tiene que oponerse a todas las guerras coloniales o neocoloniales de conquista y saqueo, sea cual sea el escenario, porque en ellas las burguesías enfrentan a obreros contra obreros en la lucha por el control de las riquezas. Porque esa es la palabra clave: antimilitarismo, aquello de lo que la izquierda se olvidó hace años cuando se abolió el servicio militar obligatorio en estas latitudes. El problema es que la izquierda en realidad no existe, lo que existe son un montón de tontos útiles haciendo el juego a poderes de segunda que se valen de eslóganes populistas para darse un baño de multitudes y así llegar a ser poderes de primera. Sólo hay una postura coherente para quien defienda la justicia social: declarar la guerra a la guerra, sea cual sea. Y para ello hay que empezar por desenmascarar las mentiras que el poder difunde a través de sus medios de masas.



viernes, 4 de marzo de 2011

LIBIA: MEDIOS OCCIDENTALES ESTARÍAN MINTIENDO PARA LEGITIMAR UNA INTERVENCIÓN EXTRANJERA

Extraído LibreRed.net

En las primeras veinticuatro horas de su llegada a Tripoli el periodista de Il Manifesto, Maurizio Matteuzzi, comprobaba que muchos de los acontecimientos difundidos por los medios occidentales -y también por árabes como Al Jazeera y Al Arabiya-, no se correspondían con la verdad.


Público, mostrando su ética de
periódico de "izquierdas".

En una nota difundida por las agencias de noticias occidentales se dijo al mundo que Muammar Al Gaddafi había bombardeado a civiles en Tripoli, dejando un saldo de 250 muertos.

“Anoche la situación en esa ciudad era de máxima tensión con cadáveres tirados en las calles y continuos disparos que se oyen en varios barrios de la ciudad, entre ellos de proyectiles de artillería pesada, según constató EFE”.

Según relata el periodista del diario italiano, Bargawi Badri, un ginecólogo libio residente en Tripoli con familia en Italia, recibió ese día una llamada de sus parientes alarmados que estaban escuchando en las noticias que se había producido un bombardeo en el barrio de Fascilum, de Tripoli. Badri, extrañado, les negó esos hechos y les dijo que se encontraba tranquilamente tomando una copa en un café de la zona.

Otra “primicia” de las agencias y los medios occidentales fueron las fosas comunes, cuyas fotos han dado la vuelta al mundo en la portada de (casi) todos los periódicos.

Mateuzzi se acercó a Tadjoura, suburbio de Trípoli donde supuestamente se encontraba dicha fosa común. La sorpresa fue que no encontró nada. En realidad había un cementerio tradicional donde se realizaba el trabajo habitual y disponía de lápidas normales.

La tercera gran primicia apareció también en las páginas de muchos periódicos: ”Los rebeldes han conquistado el aeropuerto militar de mitigar”.

El periodista italiano viajó hasta la zona. El aeropuerto estaba tranquilo y vigilado por guardias. No había rastro de los rebeldes...

Otras mentiras sobre la situación en Libia

Hace una semana, el Ministro de Exteriores británico, William Hague, declaró ante la prensa en Bruselas que Gaddafi se encontraba exiliado en Venezuela. Estas declaraciones fueron publicadas, sin contrastar y confirmar su veracidad, en multitud de medios de comunicación de todo el mundo.

Tanto el canciller venezolano Nicolás Maduro como el propio Gaddafi, a través de TV desde la capital, Tripoli, desmintieron ese rumor.

Hague dijo haber recibido esta información de “contactos que están en el terreno”. El Gobierno venezolano tachó de irresponsables los comentarios del Ministro, que todavía no ha pedido disculpa alguna por los hechos.

Por su parte, la agencia española de notícias EFE, vertió una información que decía que ”en Trípoli aumentan los rumores de que Gaddafi y todos sus hijos han huido del país, e incluso otros sobre la muerte de uno de los principales consejeros y mano derecha del líder libio”. Esta información resultó ser falsa también.

Los medios de comunicación Al Arabiya y MBC fueron más allá y dieron por muerto a Gaddafi. Pasadas unas horas el propio líder libio apareció en televisión, en la Plaza Verde de Trípoli, en la capital, hablándole a sus seguidores, hecho que desmintió dicha hipótesis.

Maurizio Matteuzzi pudo comprobar sobre el terreno que no existían las fosas comunes en Tadjoura, que no era cierto que el distrito de Fascilum y otros distritos de la capital hubieran sido bombardeados. Tampoco era cierto que el aeropuerto de Mitiga hubiera sido tomado por los rebeldes. Ni que Gaddafi se había exiliado en Venezuela o que había muerto.

Legitimar una intervención extranjera

Ante tantas mentiras el periodista denunció la existencia de una campaña de desinformación que tiene como objetivo impactar en la opinión pública internacional para legitimar una posible intervención militar de la OTAN.

Este mismo lunes, Estados Unidos posicionó sus barcos y portaaviones en el Mar Mediterráneo en torno a Libia. El portavoz del Pentágono, David Lapan, reconoció que “actuarían si es necesario”.

Mientras, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, advirtió que “todas las opciones están sobre la mesa para derrocar a Gaddafi”.